José Carril Alexa Rodgers Carmen Nieto Carlos Estévez Mª Angeles V. Maite Aguirrebeña Lisa Cuomo

 

 

 

 


 

     
Nº 26 Pifano i

Nº 31 La Espera

  Nº 28 Sombrero rojo   Nº 29 Infante Francisco de Paula
 
     
Nº 30 La hora del cafe   Nº 27 Subida Estudio13 116x89 cm.   Nº 32 San Torino   Nº 33 Portal Calle Toledo
             
  Retiro    
Nº 34 Roma
  Nº 35 Matadero de Madrid
  Nº 36 Palacio en Sorrento  

Nº 37 Tulipan

 

Desde muy niño, pintar siempre ha sido una de mis grandes aficiones. Desafortunadamente, el desarrollo de mi vida profesional me impidió dedicarle más tiempo a este trabajo, pues como tal considero esto que la mayoría de las personas denominan entretenimiento.
Desde mi punto de vista, aquellos que quieran dedicarse a pintar, necesitan vocación, muchísimo aprendizaje y practicar constantemente. Si a esto unimos aquellos casos rarísimos en que aparecen unas VERDADERAS dotes innatas para desarrollar este arte, nos encontraremos con lo que denominamos genios de la pintura, que van apareciendo con cuentagotas a lo largo de la historia.
Mi experiencia personal me ha confirmado lo expuesto anteriormente; ya que cuando miro los trabajos que voy realizando me doy cuenta que existe una evolución positiva que observo en pequeños detalles que unidos van construyendo una obra con una calidad creciente, a la vez que te dotan de una mirada más crítica que te hace descubrir los errores cometidos con una mayor facilidad.
Yo recomendaría a todo el mundo que experimentase alguna vez la aventura de coger unos pinceles y sin ninguna pretensión preconcebida de antemano, trasladar a un lienzo o a otro soporte, cualquier tema que le llamase la atención; independientemente del resultado obtenido la satisfacción que experimentara compensara la posible decepción, no siempre tiene que ser así, por el resultado final. Por otra parte estas primeras experiencias nos ayudan a entender mucho mejor el merito de las obras realizadas por los grandes maestros de la pintura. Como ejemplo, imaginemos que cogemos por primera un instrumento musical e intentamos tocar cualquier melodía, indudablemente el resultado obtenido dejara mucho que desear pero lo que es cierto es que nos hará comprender que para llegar a sacar de ese instrumento algo mínimamente audible necesitaremos aprendizaje y practica.

 
Estudio de Arte 13   Contacto